porque los misteriosos caminos de la evolución tienen sus causas, consecuencias y víctimas

19.4.16

Un cafecito pa'l calor

El día está pesado, sin una nube en el cielo y los rayos de sol rebotan sobre el asfalto. Si lo que quieres es refrescarte, lo mejor es que te tomes un café caliente. O un té caliente. O algo, pero que esté caliente.

Se antoja poco, pero una bebida caliente puede quitarte el calor mucho mejor que una bebida fría, ya que aumenta la sudoración. El sudor tiene como función principal disminuir la temperatura corporal, por lo que al tomar una bebida caliente y sudar, efectivamente refrescas tu cuerpo.

Cada gota de sudor lleva consigo un poquito del calor que nos abochorna. Cuando estas gotas se evaporan, la energía o calor del cuerpo se pasa al aire, haciendo que nosotros estemos más frescos. Al tomar algo caliente es como si activáramos un pequeño sistema interno de aire acondicionado; para que este sistema de aire acondicionado funcione, el sudor tiene que evaporarse. Si estamos en un lugar húmedo, lo único que va a provocar es que estemos más sudorosos y pegajosos.

No se sabe exactamente por qué las bebidas calientes producen más sudor. Se cree comúnmente que es porque aumentan la temperatura del cuerpo, pero al parecer esto no es así. Otra hipótesis es que al ingerir cosas calientes, un nervio que tenemos en la garganta y la boca que funciona como termostato se confunde y manda señales de que realmente estamos muy muy calientes, tanto como la bebida que estamos ingiriendo, y que por lo tanto es cuestión de vida o muerte el sudar la gota gorda.

También se vale también tomarse una cerveza fría, sólo que ahí no estaríamos engañando al termostato interno para refrescarnos, sino a otra cosa.

*Publicado originalmente en http://www.revistamoi.com/columnas/un-cafecito-pa-l-calor/

No hay comentarios:

Publicar un comentario